Ilustración de Doña Manolita.

Ilustración de Doña Manolita. Julia Ramírez

Magas-Mujeres en la Historia

Así fue doña Manolita: de bendecir décimos en la Virgen del Pilar a ganar casi '80 Gordos' en la lotería

Como cada año acudes a la calle del Carmen a comprar tu décimo pero, ¿te ha preguntado la historia de este establecimiento?

22 diciembre, 2023 11:06

La Navidad en España no está completa sin la emoción que rodea al sorteo de la Lotería Nacional, y en el corazón de esta tradición se encuentra un nombre que resuena en todo el país: doña Manolita. Su historia es una mezcla fascinante de perseverancia, tradición y un toque mágico que ha convertido a esta humilde administración de lotería en un símbolo de la temporada navideña.

[¿Qué mujer será la más original en este sorteo de Navidad? Las mejor disfrazadas en el 'Gordo']

Doña Manolita en 1953.

Doña Manolita en 1953.

Doña Manolita, cuyo nombre real es Manuela de Pablos, es ya una figura emblemática en la historia de la Lotería de Navidad en España. Su legado, que perdura a lo largo de más de un siglo, se entrelaza con la rica tradición de este sorteo que despierta ilusiones y reparte fortuna cada año. 

Nacida en el castizo barrio madrileño de Chamberí en 1879, Manuela de Pablos no solo fue testigo de la evolución de Madrid a lo largo de los años, sino que también se convirtió en una empresaria destacada gracias a su vinculación con el mundo de la lotería.

[Las 'Madres' de la Constitución: estas son las 27 mujeres que hicieron posible su creación]

La Administración nº 67

Hija de un maestro de obras, doña Manolita comenzó su camino en el mundo del empresariado con la apertura de un estanco en la calle Hortaleza. Sin embargo, su historia daría un giro significativo cuando, en 1904, con tan solo 25 años, decidía abrir una pequeña administración de lotería, la Administración nº 67. 

Ilustración de Doña Manolita.

Ilustración de Doña Manolita. Página Oficial Doña Manolita.

Ubicada en la calle de San Bernardo, aunque más adelante se trasladaría a la calle de Gran Vía y finalmente a la calle del Carmen 22. En pleno corazón de la capital española, y acompañada por sus hermanas, doña Manolita todavía desconocía que este modesto establecimiento se convertiría en una institución venerada por generaciones venideras con casi '80 Gordos' repartidos

Desde sus inicios, doña Manolita se destacó por su carisma y cercanía con los clientes. Su trato amable y su capacidad para recordar a cada uno de ellos, junto con el emplazamiento estratégico de su administración de lotería, contribuyeron al rápido crecimiento de su clientela. 

La explosión de la fortuna

Sin embargo, el verdadero causante de la locura en el establecimiento de doña Manolita va más allá de su buen hacer. La empresaria, que veía frustrados sus intentos por convertirse en uno de los locales premiados, fue hasta la mismísima Virgen del Pilar para bendecir los números de aquel año y fue ahí donde surgió la magia: días después salían premiados los décimos de la administración nº 27 en el sorteo de Navidad. 

Doña Manolita en un periódico de la época.

Doña Manolita en un periódico de la época. Página Web Oficial Doña Manolita

La lotería, que inicialmente se consideraba un pasatiempo ocasional, se convirtió en una tradición arraigada para aquellos que buscaban un toque de fortuna en sus vidas, y doña Manolita desplegó su destreza para convertirlo en una experiencia única. A lo largo de los años, la fama de la administración nº 67 creció, atrayendo a clientes de todas partes de España que buscaban asegurarse un décimo de la suerte.

La conexión entre doña Manolita y el sorteo de Navidad trascendió lo comercial; se convirtió en una parte integral de la cultura navideña española. La madrileña, con su característico moño y trato afable, se volvió un símbolo de esperanza y buenos augurios. La tradición de comprar décimos en su administración se transmitió de generación en generación, convirtiéndose en una referencia obligada para aquellos que buscaban participar en el sorteo.

[Un siglo de 'Carmencita', la mujer valiente y solidaria que hizo un imperio del azafrán y el 'paellero']

El legado continúa

A lo largo de los años, la administración de loterías nº 67 ha sido testigo de momentos inolvidables. Desde la celebración efusiva de los afortunados ganadores hasta la solidaridad de aquellos que, quizás, no fueron tan afortunados, pero que regresaban año tras año con la esperanza renovada. Doña Manolita se ha convertido en mucho más que una vendedora de lotería; es un símbolo de unidad y buenos deseos.

Administración de lotería Doña Manolita.

Administración de lotería Doña Manolita.

El sorteo de Navidad continúa siendo un evento esperado, y la administración de doña Manolita sigue siendo una de las más solicitadas. La combinación de la tradición arraigada y la adaptabilidad a los tiempos modernos ha garantizado la perdurabilidad de este legado centenario.

La historia de doña Manolita es mucho más que la crónica de una exitosa empresaria en el ámbito de la lotería. Es un relato de tradición, de esperanza renovada cada año y de cómo una mujer visionaria supo construir un legado que trasciende generaciones. Doña Manolita no solo vendió décimos de lotería; vendió sueños y fortuna, convirtiéndose en un ícono indiscutible de la Navidad en España.

Otros artículos de Lotería de Navidad 2022...